El pasado día 2 de agosto un equipo de espeleobuceadores españoles realizó una nueva exploración subaquática en la que el miembro del equipo de punta Jordi Yherla Santolalla consiguió explorar hasta una profundidad (-253 m.) que significa un nuevo récord de Europa de la especialidad.
 
 
Lamentablemente, al regreso de la punta de exploración se produjo  el accidente que en una nota pública se relata a continuación
Durante los pasados dias 1, 2 y 3 de Agosto, un grupo formado por Jordi Yherla, Daniel Arceniaga, Delfí Roda, Carlos Gasio y Mikel Zabaleta con la ayuda de Marc Pedrals y Ernesto Ariel, afrontamos la continuación de la exploración de Font d’Estramar (Francia).
Durante la inmersión del dia 2, nuestro compañero Jordi Yherla sufrió un accidente descompresivo en el oido y en la medula espinal.
Volviendo de la punta de la inmersión a -253mtrs y al llegar a la zona de -75 mtrs empezó a sentir mareos y falta de sensibilidad en las piernas.
Continuó por la galería hasta que, tal y como teniamos planificado, Delfí entró a su encuentro. Al llegar donde Jordi este le dijo que se encontraba mareado y que tenia las piernas entumecidas. Delfí ayudó a Jordi a desequiparse de todo el material que ya no iba a necesitar y le ayudó a hidratarse, saliendo a superficie a dar la voz de alarma.
Acto seguido, Carlos Gasio y Mikel Zabaleta entramos a su encuentro. En ese momento llevaba 270 minutos de inmersión y le quedaban mas de 500 minutos de descompresión. Carlos, con todos esos datos, salió de la cueva y activó el protocolo de seguridad.
Despues de 180 minutos de descompresión, Daniel Arceniaga sustituyó a Mikel Zabaleta en las labores de apoyo. Jordi estaba conciente y era capaz de comunicarse y gestionar la inmersión.
Carlos Gasio, Daniel Arceniaga y Delfí se fueron turnando durante los más de 150 minutos de descompresión que Jordi realizó entre las paradas de -12 y -9 mtrs.
Todas las paradas fueron respetadas así como los breaks de gas que debian realizarse para minimizar la toxicidad del Oxigeno.
Previo a la inmersión se habia instalado una campana descompresica en la poza exterior de la cueva en -6 mtrs.
Una vez terminó en -9 mtrs, Delfi y Dani procedieron a llevarlo hasta la campana para realizar alli la ultima parada.
En ese momento Jordi llevaba cerca de 10 horas de inmersión y todos los miembros del equipo estaban demasiado saturados para poder continuar cuidandolo, dando paso a los bomberos franceses quienes lo acompañaron durante las mas de 3 horas que pasó allí.
En ese tiempo estuvo respirando O2 y realizando los breaks necesarios así como hidratandose con agua y bebidas calientes.
A las 23:20 horas, los bomberos procedieron a sacar a Jordi a la superficie donde le esperaba su familia y una ambulancia medicalizada para su traslado a la camara hiperbarica de Perpignan.
En este momento se encuentra fuera de peligro, continuando un protocolo de recompresiones en la camara hiperbarica y luchando por recuperarse lo antes posible.
El equipo de buzos que hemos participado en esta expedición quisieramos agradecer a Ivan Dricot y a Christian Deit por su apoyo y saber hacer; a los bomberos franceses, a la clinica Saint Pierre de Perpignan y a todos los que participaron en el rescate de Jordi su trabajo sin descanso.
Jordi y su familia quieren agradecer el apoyo recibido. Gracias.